Checo Pérez hizo rugir su Red Bull por el centro de Madrid


El mexicano Sergio Pérez, segundo en el Mundial de Fórmula Uno, fue la gran atracción este sábado en Madrid, al rodar con su Red Bull -última ganadora y actual lider del campeonato de constructores en la categoría reina- por las calles más céntricas de la capital de España, en una espectacular puesta en escena.

Checo Pérez, nacido hace 33 años en Guadalajara (Jalisco) y segundo en el Mundial de F1 -que lidera su compañero de equipo, el neerlandés Max Verstappen; y en el que el español Fernando Alonso (Aston Martin) es tercero- fue el protagonista de un evento sensacional que arrancó con sol brillante y acabó con luz artificial en el que salió durante tres tandas a rodar en un circuito urbano montado en torno a la Plaza de la Cibeles, la calle de Alcalá y el Paseo de Recoletos.

El mexicano, seis veces victorioso en la F1 -dos de ellas este año, en Arabia Saudí y Azerbaiyán- y con 31 podios en la categoría reina -el último hasta la fecha en el Red Bull Ring de Spielberg, el circuito de su escudería, sede del Gran Premio de Austria-, salió tres veces a pilotar el RB7. Otro monoplaza ganador diseñado por el estelar ingeniero inglés Adrian Newey, auténtico guru de la aerodinámica.

Un coche con el que, en 2011, el alemán Sebastian Vettel ganó el segundo de sus cuatro títulos de campeón . Y con el que, junto al australiano Mark Webber, ‘Seb’ logró el segundo de los cinco Mundiales de constructores que cuenta hasta la fecha el equipo que dirigen el inglés Christian Horner y el austriaco Helmut Marko.

En el ‘Red Bull Showrun Comunidad de Madrid“, el bravo piloto tapatío, que explicó a EFE que “la gente en España siempre” le recibe “bien”; que para él es “como estar en casa” y que a pesar de la mala racha “no es segundo en el Mundial por un milagro, sino porque” ha “ganado carreras” alternó su puesta en escena con otros pilotos.

En la capital de España -donde no muy lejos del lugar de este evento efectuó una exhibición similar el doble campeón mundial Alonso en 2003- también pilotaron este sábado la española Cristina Gutiérrez y los ‘Driftbrothers’.

La burgalesa Cristina Gutiérrez causó sensación al convertirse en la segunda mujer de toda la historia, después de la alemana Jutta Kleinschmidt, en ganar una etapa del Rally Dakar, en 2021; el mismo año que se proclamó la primera mujer en ganar un Mundial de rally-cross; y un año antes de anotarse el Extreme E junto al francés Sebastian Loeb.

Los Driftbrothers -los hermanos alemanes Elias y Johannes ‘Joe’ Hountondji-, derrapando con sus coches de más 1.000 caballos, también causaron las delicias de los aficionados que se congregaron durante la tarde-noche de este sábado en el improvisado circuito del centro de Madrid. En un evento que contó, como aperitivo, con la actuación de dos figuras del Red Bull Batalla (la competición de rap improvisado más importante del mundo en lengua hispana): el alicantino Guillermo Rodríguez ‘Arkano’ y el valenciano Alejandro Rubira Cruz ‘Errecé’.

Checo Pérez salió hasta tres veces, la última de ellas alrededor de las once; por lo que su exhibición en la capital de España duró casi hasta la medianoche.

No se quisieron perder el evento el multicampeón mundial de motociclismo Marc Márquez y su hermano Alex, otras dos figuras del ámbito Red Bull. En la zona VIP, mucha ‘gente guapa’ que no se escapó aún ni de vacaciones, ni de fin de semana: entre ellos el piloto y comentarista Roldán Rodriguez; y el actor Alex González. Otro de los más solicitados entre el numeroso público asistente no fue otro que Don Antonio Pérez: el padre del astro mexicano.

Con información de EFE


anuncio